Google+ Badge

jueves, 10 de octubre de 2013

MIRAR PARA OTRO LADO

Apenas han pasado veinticuatro horas de las declaraciones del Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, cuando dijo que "Los salarios en España no están bajando, sino que moderan su crecimiento" y Cáritas pone sobre la mesa un durísimo informe que no solo tira por tierra las declaraciones del miembro del Gobierno sino que, además, nos da un aldabonazo en las conciencias ciudadanas que no queremos ver lo que nos rodea y nos entretenemos mirando otras cosas como si esto no fuera con nosotros. 

Según los datos que han dado a conocer mas de tres millones de españoles pasan hambre. Mas de tres millones de personas cobran menos de 300 euros al mes como media, pues los hay que apenas subsisten con cien, y la población infantil afectada supera los centenares de miles. Quiero recalcar este dato pues como siempre, los niños, son los mas afectados y los mas débiles aparte de inocentes. Y no creo que nadie ponga en duda la honestidad, trabajo, entrega y sacrificio de Cáritas en favor de los mas necesitados y menos haya alguien por ahí que les pretenda tachar de "rojos" y desestabilizadores del sistema. Ahora cuando alguien denuncia todo este tipo de situaciones y levanta la voz es "rojo". Eso me hace mas gracia todavía.

  Cáritas, una de las mas importantes ONGs,  tiene sus origines y raíces en la Iglesia y a ella se dedican en cuerpo y alma. Eso creo que lo sabemos todos. 


Estas cifras deberían preocuparnos a todos e intentar, en la medida de lo posible, hacer algo por remediarlo. Y no digo que vayamos a la parroquia mas próxima a entregar un kilo de arroz, que a lo mejor tendríamos que hacerlo también, sino que intentemos luchar por la Justicia Social. No me gusta dar "peces" prefiero enseñar a pescar.... Creo que esta frase, tan conocida, deberíamos aplicárnosla todos y pensar, por un momento, qué podemos hacer para remediar tamañas injusticias. A lo mejor, a nuestro lado, en nuestro lugar de trabajo, en el edificio o en el barrio tenemos casos de tal calado que no vemos o no queremos ver. Es mas cómodo mirar hacia otro lado y seguir este camino de insensateces por el que muchos andamos.


España se dirige a pasos agigantados hacia un abismo del que nos va a costar muchos años salir. El Gobierno está dejando sus obligaciones en manos de las ONGs y se está desentendiendo de temas tan extraordinariamente delicados como este de la pobreza. Pero no solo eso; lo desvía hacia las organizaciones no gubernamentales a las que apenas da subvención y tenemos que ser nosotros, los ciudadanos, los que contribuyamos en la medida de nuestras posibilidades a su mantenimiento. 
Asistimos impotentes unos, impasibles la mayoría, a un continuo desmontaje del estado de bienestar y de la perdida de derechos. 
Recortes en Sanidad, en Educación, en Servicios Sociales.... y nadie dice ni hace nada. Todos miramos hacia otro lado. Salvo honrosas excepciones desde luego.

Se han desmantelado en Ayuntamientos y Comunidades Autónomas los centros de asistencia a mujeres maltratadas, a niños sin escolarizar, ayudas a familias marginales, asistencia a los ancianos e incluso se han borrado de un plumazo las necesarias ayudas a los dependientes. Ahí si se ha sabido cortar en gastos. En otros capítulos no han querido hacerlo y ejemplos hay tantos que haría este artículo interminable.


 Es mas cómodo recurrir a Cáritas, Jesús Abandonado, Proyecto Hombre, Hogar de Nazaret..... la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).. organizaciones no gubernamentales y con su bases militantes  en el "humanismo cristiano" para que sean ellos los que resuelvan los problemas y por extensión todos y cada uno de nosotros que somos los que colaboramos con ellos. 

El Gobierno sabe, positivamente, que cuando un pobre llama a la puerta de uno de estos organismos jamas, jamas, se va sin un plato de comida, una prenda de ropa o un billete de tren para seguir su camino. Incluso el pago del recibo de la luz ¿Verdad amigos de Cáritas? Eso lo saben perfectamente los señores que nos gobiernan. Y quizá por ello han dejado en manos de estas organizaciones lo que ellos son incapaces de hacer y para lo que fueron elegidos por la mayoría del pueblo español.

Hoy estoy muy dolido. Demasiado quizá. Tres millones de españoles pasando hambre son muchos millones de personas. Centenares de miles de niños sin poder alimentarse es un serio llamamiento a nuestra conciencia social para no quedarnos de brazos cruzados. Mañana puedo ser yo uno de esos indigentes. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario