Google+ Badge

lunes, 2 de octubre de 2017

MURCIA SE ECHÓ A LA CALLE

No tengo la menor duda que, de no haber ocurrido los graves sucesos de Barcelona, los medios de comunicación nacionales se hubieran hecho eco en sus portadas de informativos de la gran movilización de la sociedad murciana en contra de la llegada del AVE en superficie. Una gran manifestación que se produjo la tarde del sábado 30 de septiembre del presente año dos mil diecisiete. Pero, lógicamente, primó el referéndum ilegal de Cataluña, los sucesos en aquella comunidad y también, no lo olvidemos, que era jornada de liga y ya sabemos, yo al menos, como funcionan las cadenas de radio. Habiendo fútbol poco mas hay que contar. Esto es así y ha sido así desde hace muchos años. Por tanto, la enorme manifestación de Murcia contra la llegada del AVE en superficie y a favor del soterramiento quedó únicamente en noticia de portada para los medios locales y poco mas. 
No voy a entrar en guerras de cifras, ni me importan ni me interesan. Unos hablan de cincuenta mil y desde el gobierno y sus voceros dicen que en absoluto. Me da lo mismo la cifra. Yo se lo que viví y como lo viví. Y el titular es que Murcia, un importantísimo sector de la sociedad, ha dicho ¡Basta ya! a tanta palabrería, tanta promesa incumplida y tantos engaños como venimos padeciendo desde 1982. 


Quedan y permanecerán los testimonios gráficos de una tarde que ha entrado en la historia de esta Comunidad por derecho propio. Imágenes de gentes de todas clases y condición social que se echaron a la calle porque no quieren, no queremos, que la ciudad se divida en dos mitades por un vergonzoso muro (ya lo se, es de metacrilato) y que convertirá a ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda a los que vivan según en que parte. Las fotos son testigos mudos de todo cuanto pasó el sábado. Como lo son siempre. Por ejemplo esas de archivo donde, curiosamente, vemos a todo el PP en perfecta formación llevando en sus manos la pancarta de "AVE Soterrado". Claro que, aquel día de otra masiva manifestación, el inquilino de la Moncloa se llamaba Jose Luis Rodriguez Zapatero y el Partido Popular no dudó un segundo en ponerse al frente de la marcha y pedir soterramiento. Como cambia la cosa según quien mande en España. En aquellos días, no tan lejanos, la "Plataforma pro Soterramiento", cuya cabeza y alma mater es el bueno de Joaquín Contreras, eran un grupo de personas coherentes, luchadoras y que buscaban el bien para Murcia. Consultar por favor hemerotecas con las declaraciones del PP sobre la Plataforma.  Hoy que son ellos los que gobiernan, la Plataforma, son individuos con cuernos, rabo y tenedor. El mismo diablo. Manejados, eso si,  por Podemos y radicales. Como cambia el cuento. 


¡Eran otros tiempos! Claro que, ahora dicen, que "vendrá soterrado" en pocos años y que ya está hecho. Que todo es provisional y bla, bla, bla, bla. Como he dicho otras veces, quieren que creamos "como dogma de fe" algo que sinceramente no termino de ver y no termino de creer. Si el Estado, ADIF y el Ministerio hacen una inversión multimillonaria como se pretende hacer para que llegue el AVE ¿va a ser provisional? ¿Será solo por unos meses? Pues entonces, si eso es así, tendremos que recriminarles que se gasten tan alegremente el dinero de todos los españoles utilizándolo en obras efímeras que solo tienen por objeto hacer una campaña publicitaria con la foto de la inauguración al objeto de conseguir votos a su favor en los comicios de 2019. Y mucho cuidado con esto, desde luego, pues la cinta que corten para inaugurar la llegada del AVE en superficie, aunque sea de seda, también ahorca. No solo son las grandes maromas las que pueden cortar una vida. La seda también lo hace. Así que deberán medir lo que van a hacer de ahora en adelante. Y hacerlo con sumo cuidado. 



Una anotación al margen: se conoce, en la historia, como "Despotismo Ilustrado" al concepto político surgido en la segunda mitad del siglo XVIII y que pertenecía a un modelo o sistema de gobierno de los antiguos regímenes europeos donde, el Estado, asumía un papel paternalista creyendo que sus gobernados eran pobres ignorantes que necesitaban de la tutela de las altas instancias del gobierno. De ahí que se le conozca también como "Despotismo benevolente", "Absolutismo Ilustrado" o incluso "dictadura benevolente" En Francia, donde tuvo su máximo esplendor (y mortal caída) se decía "Tout pour le peuple, rien par le peuple" Es decir, en lenguaje de Cervantes, "Todo para el pueblo pero nada hecho por el pueblo" El Estado soy yo y como soy tan bueno y tan paternal voy a hacer lo mejor para ellos pero sin consultarles y sin tener en cuenta sus demandas. Porque yo soy yo y nunca me equivoco. 



¿Ahora que? Pues que tienen a toda Murcia en contra. Ahí queda el Pleno del pasado jueves donde todos los grupos de la oposición, que sumados son mas votantes que los que obtuvo el PP,  que se mostraron contrarios a la llegada en superficie del AVE y pidiendo que lo haga hasta Beniel mientras se soterra la ciudad de Murcia. Pues no señor. No sirvió para nada. A eso sumen la multitudinaria manifestación del pasado sábado y veran como los ciudadanos de esta "siete veces coronada" se han cansado ya de promesas y palabras huecas. Claro les ha pasado como el celebre cuento del lobo. Por mucho que insistan que el lobo ya está aquí como nos han mentido tantos años ya no nos creemos absolutamente nada. Ni aunque lo juren sobre la biblia. 


La dura y cruda realidad es que barrios de la capital, como Santiago el Mayor, quedaran aislados del resto y en condiciones de guetto tras un bonito muro de metacrilato donde, desde luego, verán Murcia pero no podrán acceder a ella por donde lo han venido haciendo siempre. Y que yo sepa los vecinos de esos barrios son tan dignos como los de Gran Vía, Traperia, Platería o Santo Domingo. Son exactamente iguales. Es una marginación en toda regla por las prisas de un partido político y de un gobierno de España que se piensa que cortar la cinta del dichoso AVE les va a dar mas votos cuando nos han tenido marginados en temas ferroviarios, y en otros también, pero en temas ferroviarios con un abandono histórico.
Insisto en lo dicho: las cintas de seda, por muy finas que sean, también ahorcan. 


Y sin ser catastrofistas, que no quiero serlo ni parecerlo, se nos ha complicado la cosa con el tema de Cataluña. Entramos en unos tiempos convulsos y que nadie sabe como van a acabar. Ahora mismo, mientras escribo esto, ya hay voces del PP pidiendo elecciones anticipadas a Mariano Rajoy. Sumen también los presupuestos sin aprobar porque los vascos ahora quieren ver lo que ocurre con Cataluña antes de firmarlos y la mas que posible crisis de gobierno con una Generalitat que unilateralmente va a proclamar el estado de independencia..... Vamos que está la cosa para soterrar el AVE. Claro que de darse ese caso siempre tendrán salida diciendo: "Nosotros queríamos pero la oposición se ha puesto en contra" Por nadie pase desde luego.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario