Google+ Badge

jueves, 11 de julio de 2013

LA CULPA ES DEL ASCENSOR

Por fin me quedan las cosas claras. Por fin me dan una explicación medianamente válida de cual es el problema real que tiene la rehabilitación de la ciudad de Lorca. Menos mal que, nuestros políticos, han dicho la verdad por una vez en su vida. La comisionada del Gobierno de España para el terremoto ha sido clara y concisa para dar la razón por la cual, la ciudad, no se ha reconstruido todavía y sigue habiendo, como hay, centenares (o miles) de personas fuera de sus hogares y en un peregrinaje continuo que se asemeja cada día mas a la diaspora del pueblo judío errante desde que salieron de Egipto.



806 días después del trágico terremoto de aquel 11 de mayo, un caluroso 11 de julio de dos mil trece dos años largos después, los políticos se han reunido hoy en Murcia, la ausencia de noticias a veces obra estos milagros, para decirnos que el noventa por ciento del presupuesto consignado para la recuperación del patrimonio histórico de Lorca ya está comprometido. 

Ha sido un balance del Plan Director para la Recuperación del Patrimonio Cultural de la ciudad y que es un documento donde se recogen todas las actuaciones para la reconstrucción de los monumentos y edificios catalogados como de interés cultural en el que se van a invertir sesenta millones de euros en un plazo de cinco años. Dicen, han dicho, que a día de hoy ya se cuenta con mas del noventa por ciento de la financiación del plan que se había comprometido.




Hasta aquí todo está muy bien. Pero claro si la obra monumental (Castillo y murallas, San Mateo, Palacio Guevara, San Francisco, Museo Arqueológico o incluso las Clarisas con el dinerico de los regantes del Tajo Segura) si todo esto se ha hecho, y nos satisface, ¿que ocurre con las miles de personas que todavía a día de hoy se encuentran desplazadas en otras poblaciones porque sus casas son un solar o siguen sin reconstruirse? ¿De esas no hablamos? ¿Se ha priorizado en el Patrimonio monumental, que no digo que no se haga, para dar de lado a los dramas personales de gente en su mayoría humilde y de escasos recursos que se encuentran desplazados? 

No hay derecho, así de claro, no hay derecho que en esta España moderna del Siglo XXI se sigan dando largas a los centenares de familias destrozadas porque lo perdieron todo siendo, ese todo, su vivienda y cobijo. Que se encuentren pagando, quien pueda hacerlo, alquileres donde residen en la actualidad y aparte la hipoteca de un piso que no tienen.  



Los dramas personales y familiares, por aquello que cada familia es un mundo, llenarían miles de páginas de una novela con principio pero sin final donde los actores principales son los lorquinos victimas del terremoto y, después, de las guerras políticas entre partidos, malas gestiones, nulas actuaciones y un engorroso papeleo donde hasta el funcionario mas diligente se pierde. A esto sumen ustedes bancos, prestamos, hipotecas, seguros (que a muchas compañías también hay que echarles de comer aparte) ... en fin una maraña de legalismos y laberínticos expedientes que, como ha ocurrido, se pierden incluso en las complejas estanterías de las consejerías del gobierno murciano.  Parece mentira que estemos hablando de una España moderna.

Ahora bien, la Comisionada del Gobierno para el terremoto, ha sido clara y contundente y nos ha explicado el porque de estos atrasos continuos y continuados. A que se debe tanta sin razón y cual es el motivo de que, Lorca, no esté como debería estar veintiséis meses después de los seísmos. La Comisionada ha dicho, tan tranquila, que la culpa la tienen "los ascensores". Si. Así como suena. Los ascensores.
Dice tan alto y digno cargo gubernamental que no se han reconstruido, todavía, muchos edificios porque los vecinos no se ponen de acuerdo. Que quieren cambiar metros. Que a uno le sobraba la habitación y ahora quiere el vecino que le "ceda" ese espacio. Que la escalera era muy ancha y ahora la quieren mas estrecha o viceversa o incluso, ha dicho, que unos quieren el ascensor de una manera y otros la quieren de otra.




Por fin sabemos el motivo de tanto disparate. Por fin conocemos a que se debe esta locura de la difícil reconstrucción. Acabáramos. La culpa la tienen los vecinos de Lorca que ahora quieren cambiar de sitio el ascensor y hacer la escalera mas ancha. 

Para que luego se quejen y hagan manifestaciones por la calle y movilizaciones, protestas y demás. Ustedes, desconocidos míos, son los únicos culpables  porque no se ponen de acuerdo a la hora de decidir donde va el ascensor. ¿Ven ustedes? Eso no ha pasado con el Palacio de Guevara porque como no tiene vecinos ni tampoco ascensores lo han reconstruido antes que sus pisos. Como sigan así, sin ponerse de acuerdo, les veo pagando el alquiler toda la vida y el solar de su antiguo edificio convertido en improvisado aparcamiento de coches para que los "gorrillas" se ganen unos euros. "Per in sécula seculorum"



De verdad y ya en serio, dejando a un lado el cinismo, me faltan palabras para elogiar al noble pueblo lorquino que viene aguantando y soportando de nuestros gobernantes, tanta estupidez cada vez que intentan justificar lo injustificable. No hay derecho. Ya está bien.
"Lorca somos todos" ¿se nos ha olvidado tan pronto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario