Google+ Badge

jueves, 6 de julio de 2017

ESTRÉS......( pero Térmico )

Recurro al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (la que "Limpia, fija y da esplendor") para encontrar el significado oficial de la palabra "Estrés" y me encuentro con la siguiente definición: Estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento superior al normal; suele provocar diversos trastornos físicos y mentales. Mas adelante, en una segunda acepción los doctos académicos citan en el campo de la biología este segundo significado: Conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetidos, como por ejemplo el frió, el miedo, la alegría etc.  Ahora, el dichoso estrés, es tabla recurrente y de salvación para explicar lo inexplicable y para tener un culpable a mano, muy a la mano, a quien culpar de todos los siete males desplegados en la tierra. 


Si usted, desconocido lector, va al médico y dice que tiene cansancio, apatía, sensación general de abatimiento, falta de fuerzas etc. el doctor, le dirá "eso es estrés". Si le cuenta que tiene insomnio, falta de apetito pues lo mismo "eso es estrés". Que tiene desarreglos a la hora de evacuar pues nada ·estrés" Que se encuentran desganados en los asuntos sexuales y han perdido las apetencias pues tranquilo que "eso es estrés" En fin, y para no cansar, que el "estrés" en estos tiempos modernos que nos han tocado vivir es el culpable, a lo que parece, de todo cuanto ocurre en el organismo humano. Sea cual sea la naturaleza del síntoma que usted padece. No seré yo, líbreme el cielo, quien ponga en duda los diagnósticos médicos porque ni se, ni entiendo y soy de los que dicen que si ellos lo creen así pues ellos sabrán que son los expertos. Así que ya lo saben todo se debe al "estrés" Si hubiera existido esa palabra no duden que, en el bíblico relato de las "Siete plagas de Egipto", cuando Moisés y el Faraón Ramses II se tomaban el chocolate de espaldas, el escriba hubiera reflejado en el texto que "todo aquello fue por culpa del estrés de aquellas relaciones entre ambos líderes" 


Todo esto viene a cuento pues, en los primeros momentos, cuando el celebre y famoso Ficus de Santo Domingo se vino al suelo, sin previo aviso, lo primero que se dijo es que había sido victima del "estrés térmico" Aquí, como verá el lector, se añade lo de "térmico" que no está utilizado en la terminología médica al uso. Estrés térmico. Eso dijeron los técnicos aquel  viernes por la tarde, con la plaza "patas arriba" llena de ramas, troncos y hojarasca. Después, y por la noche, llegaría la poda radical del centenario y singular arbusto argumentando que estaba "podrido" y que no aguantaba mas en esa situación. Se pasó del dichoso estrés al caos mas absoluto. En fin, agua pasada no mueve molino, o eso dicen y ahora ya no podemos sino lamentarnos del estado en el que ha quedado el tristemente célebre ficus. Aquí habría que hacerse muchas preguntas al respecto. ¿Porque no ocurre lo mismo con otros hermanos de esta especie como por ejemplo los que hay en Cartagena? ¿Porque no se caen los que tiene mas edad que el nuestro en la vecina Alicante? ¿Que clase de mantenimiento ha tenido el ficus murciano? ¿Cuanto hemos pagado a una empresa, encargada de su cuidado, y que no detecto el dichoso "estrés" hasta que el árbol estaba en el suelo? En fin, me salgo del tema y tampoco quiero yo seguir metiendo el dedo en la yaga. Lo pasado, pasado está y entre todos lo "mataron" y el pobre, solico, se ha muerto. 


Pero ahora, pocos días después, vuelve a hacer su aparición estelar el dichoso "estrés" eso si, por supuesto, en forma de "térmico" para justificar la caída de una enorme palmera en el municipio murciano de Alcantarilla. Otra especie arbórea, no tan antigua como nuestro llorado ficus, pero que se ha venido al suelo por culpa del dichoso estrés. 


No. No sean mal pensados ustedes. Ha sido el "estrés térmico" según voces que justificaban la caída, y lo el "picudo rojo" que la tenía enferma y que tampoco recibió, como el ficus murciano, los cuidados adecuados. Aquí no ha habido ni picudo, ni picuda. De eso nada. Estrés térmico y pasamos página para dedicarnos a otra cosa, mariposa. Alguien denunció, desde la leal oposición municipal, que esa dichosa palmera se había venido al suelo pues debería haber sido tratada de la epidemia del picudo, como tantas otras en esta Comunidad, pero que al parecer no se hicieron las cosas medianamente bien y la pobre murió en el mas doloroso de los abandonos. Pero no. Eso fue negado, como San Pedro a Cristo, reiteradamente para decirnos que la causa de su caída no era otra que el "estrés térmico". 


Y claro, visto lo visto, pues uno se pregunta ¿Porque no afecta el dichoso estrés térmico a otros arboles en latitudes mas calurosas que las nuestras? Yo no se nada que en Córdoba, por ejemplo, se caigan los arboles a causa del calor. O en la bella Hispalis. En Málaga, Jaén o incluso en la blanca Ecija consideraba, como saben, "la sartén de Andalucía" por el insoportable calor que padecen de junio a septiembre.
Nada que hasta para eso, el dichoso estrés térmico, en Murcia somos el "pupas" pues a lo que parece solo afecta a nuestros árboles. 
Por nadie pase. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario